martes, diciembre 22, 2009

Aprueban el matrimonio homosexual en el DF


Finalmente fue aprobada la legislación que permite a las parejas homosexuales casarse y adoptar hijos.

La nota no solo se hizo del dominio público en México si no que le dio la vuelta al mundo y gozó de cierta popularidad en varios sitios agregadores de noticias entre los que destaca The Huffington Post.

Lo que me llama mucho la atención del tema es la reacción de la Iglesia Católica; para pronto salen a decir que el asunto es trágico por que los niños quedarán expuestos a "las malas costumbres" (como si los curas pederastas fueran lo mejor para los niños), mientras que los mochos se apresuraron a decir que este era un hecho que amargaba la navidad a los mexicanos.

Lo que más llamó mi atención es que, navegando por los comentarios sobre la nota en El Universal, ver la gran cantidad de comentarios que el hecho generó: en pro y en contra, debo decirlo, sin embargo muchos de los que están en contra hablaban sobre estereotipos: "que feo ver a tu papá besándose con su compadre o que lleve a su novio de falda y tacones altos a la junta de la escuela" mostrando una clara ignorancia, o de plano fobia, sobre las diferentes formas de sexualidad.

Lo curioso del tema es que los comentarios más homofóbicos y más intolerantes venían de usuarios fuera de la Ciudad de México.

Odios y rencores fuera (sobre todo de los más religiosos que tienden a ser los más intolerantes -se les olvida eso de "amarás a tu prójimo") la legislación una vez más pone a esta ciudad a la cabeza y no solo del país si no del mundo entero. Son pocos los países que permiten el matrimonio gay: Canadá, España, Sudafrica, Suecia, Noruega, Holanda y Bélgica mientras que en Estados Unidos solo algunos estados, entre los más liberales, lo han hecho: Iowa, Massachusetts, Vermont, Connecticut y New Hampshire.

En México creo que ni de relajo lo seguirán otras entidades.