domingo, agosto 31, 2008

Más profecías del fin del mundo

Para lo que leyeron la entrada 6 falsas profecías del fin del mundo (más las que se acumulen) y les gustó, acabo de encontrar una serie de nuevas profecías fallidas.

Luis Alfonso Gámez es uno de los más importantes escépticos, un grupo de personas que dedican buena parte de su tiempo a luchar en contra de los charlatanes, las seudo-ciencias y el circo de lo absurdo que parece inundar esta sociedad actual: visiones de ovnis y abducciones, monstruos míticos, remedios milagrosos así como un largo etcétera.

El blog de Luis Alfonso, llamado Magonia, es una isla de sensatez y claridad en medio de una red plagada de locuras, bien vale dedicarle unas horas. Por otra parte, durante las últimas semanas también ha estado publicando una serie de artículos para las páginas del diario español El Correo mismas que ha publicado de manera simultánea en su blog. En ellas hace una reseña de los "más grandes misterios" y de sus soluciones mundanas.

Por lo pronto les dejo él de este domingo en el que habla de las profecías del fin del mundo y de como todos nosotros hemos sobrevivido, innumerables veces, al final de la humanidad.

viernes, agosto 22, 2008

Mexicanos en búsqueda de satisfacciones

Jamaica es una potencia en el atletismo

Una de las cosas que me llamó la atención en la sobre-expuesta victoria de Guillermo Pérez en el Tae-Kwan-Do olímpico fue la actitud de los mexicanos que se encontraban en el lugar de los hechos: Ya habían pasado tiempo desde la entrega de premios y seguían cantando, bailando y echando porras.

Más tarde llego de un viaje desde Guadalajara y todos los que se encuentran en el aeropuerto capitalino están viendo el futbol parados enfrente de los muchos monitores. La selección nacional mete un gol y por momentos la nueva terminal aérea parece que se viene abajo: ¡Le metimos gol a Honduras!

De inmediato me llegan esos sentimientos de estupor: ¿Estamos festejando que de ochenta y tantos mexicanos que fueron a los juegos olímpicos se ha logrado hasta el momento una pinchurrienta medalla de oro?

Jamaica, por dar un ejemplo, que llevó alrededor de 50 personas a los juegos de Pekín, ya logró 9 medallas, 5 de ellas de oro. Jamaica tiene poco menos de tres millones de habitantes ¡menos que las delegaciones de Iztapalapa y Gustavo a. Madero juntas!

Por supuesto que de las glorias de la selección de Honduras no voy a hablar.

Los medios se encargaron de inflar la noticia a magnitudes épicas; se habló de la gloria, el honor de la nación, el espíritu de un país y no faltó quien invocara a la gente para que fuera al ángel a festejar.

¿Somos un país de mediocres?

No lo creo.

Creo que estamos viviendo una época de profunda crisis. El gobierno está rebasado (a todos sus niveles); los políticos siguen inmersos en sus pequeñas luchitas de poder y el ciudadano promedio se siente abandonado y sin expectativas; solo falta que se le gane a una potencia futbolística como Honduras o que un atleta logre una medalla en una especialidad fuera del secundaria para que en este país se haga fiesta.

(ojo, al decir especialidad “secundaria” me refiero a que el Tae-Kwon-Do no es un deporte, como el atletismo o la gimnasia olímpica, que atraiga todas las cámaras y todo el interés de todo el mundo).

Estamos urgidos de satisfacciones. Antes siquiera el futbol nos la daba (por lo menos le ganábamos a los gringos) ahora ni eso.

Se me hace muy doloroso que todas las esperanzas de una nación, todo las ganas de festejar algo se tengan que volcar en tan poca cosa (y con esto no estoy demeritando el triunfo de Guillermo Perez); en este país lo que necesitamos es más gente como él y menos como el Tibio Muñoz, gente con ganas de triunfar y no corruptos que solo les interesan, valga la redundancia, sus propios intereses.

Actualización (10 am hora de México):

En lo que yo escribía ésto, Jamaica acababa de obtener otra medalla de oro (relevos 4x400), con nuevo récord incluido, llegando así a 10 medallas, 6 de ellas de oro...

jueves, agosto 14, 2008

Phelps solito nos gana en el conteo de medallas


En un principio, cuando leí este post (cinco hechos sobre las cinco medallas de Michael Phelps) me cayeron gordos por chauvinistas y sangrones, sin embargo luego de analizarlo un poco los entiendo y me da más coraje.

Voy a comentar los hechos:

1.- Si Phelps fuera un país, estaría en tercer lugar de medallas de oro
2.- En total estaría empatado en decimosegundo lugar con Holanda

El que más gordo me cayó:

3.- Cinco países que juntan más de 2 mil millones de habitantes entre los que se incluye México tienen menos medallas que Phelps; en el caso de México ni siquiera llegamos al oro.

Una de las cosas que me caen gordas de los gringos es esa actitud de “somos los mejores del mundo” sin embargo me parte en dos cuando tienen la razón.

El caso de Phelps es el caso de un superhombre: un atleta en el que alguien se fijó alguna vez y supo (y pudo) sacar ese potencial de manera completa ¿el resultado? Un señor que se mete a la alberca olímpica y gana todo lo que hay que ganar.

¿Son super hombres? ¿pactan con el diablo? No. Simplemente es gente acostumbrada a trabajar y a explotar al máximo el potencial con el que cuentan, cosa que no ocurre en nuestro país.

Por supuesto que de repente sale una Lorena Ochoa, un Hugo Sánchez o una Ana Guevara pero cuando lo hacen es casi por casualidad; por que acabaron en buenas manos, por que buscaron recursos por su cuenta o por que trabajaron lejos de los "encargados" del deporte nacional.

Fuera de esos “garbanzos de a libra” nuestro deporte es mediocre por que sus dirigentes son mediocres y corruptos, que están más interesados en irse a pasear a China o a donde sea que haya eventos deportivos que en mejorar el deporte mexicano; más interesados en mantener sus prerrogativas y cotos de poder que en mejorar y apoyar al deporte nacional.

Gracias a eso cuando apenas cae una miserable medalla de bronce (no dos, fue tan solo una obtenida en equipo) todos se emocionan; cuando llegan las olimpiadas todos hablan de “la esperanza verde” que no tarda en transformarse en el “chasco” verde; cuando llega el mundial (o la Copa de Oro, caraxo) todos hablan de que 'ora si vamos por todo y ¿que ocurre? Que hasta los gringos nos ganan.

Eterna maldición del deporte mexicano; sus directivos.

miércoles, agosto 06, 2008

Menos penas y más efectividad

Solo un secuestro "notable" pone en acción a los gobernantes

Para variar, ya lo he dicho otras veces, el poder legislativo de este país trabaja bajo el esquema de “niño muerto; tapar el pozo” pero lo peor de todo es que, también como de costumbre, no tienen ni la más remota idea de la realidad del país o no quieren verla.

Lo terrible de todo el asunto es que se van a empezar a tomar medidas cuando lo terrible pasa a una persona que es capaz de levantar la voz gracias a sus millones.

El secuestro y asesinato de Fernando Martí fue una cosa terrible, cierto, pero no fue el primer acontecimiento de este tipo que ocurre en nuestro país. Muchos han sido los que han sufrido el terror, la desesperación e impotencia de sufrir el secuestro de un ser querido, sin embargo, la mayoría de esos casos no tenían el perfil de la familia Martí. No todos son ricos empresarios.

Para bien o para mal la cosa ya está hecha; finalmente los diputados y senadores prendieron el cerebro y se acordaron que trabajan para nosotros; empiezan las deliberaciones y hasta se atreven a proponer penas de muerte (me da pánico pensar que en México se instituya la pena de muerte) finalmente salen con condenas más largas y (hoy miércoles 6 de agosto) los senadores están deliberando sobre la “cadena perpetua”.

Como siempre, trabajan para impresionar. Cada vez que ocurre algo así de inmediato son aprobadas condenas largas y castigos ejemplares para los que incurran en estos delitos sin embargo son tan brutos (o tan convenencieros) que no se dan cuenta de lo básico.

¿Qué es lo básico?

¡Agarrar a los secuestradores!

Una de las razones por las que muchos han incursionado en el negocio del secuestro es por la impunidad; las autoridades no sirven (y en muchos casos están coludidas) para agarrar a los secuestradores.

Pueden poner las penas en mil años o pueden mandarlos a las islas Marías o lo que quieran lo que ocurre es que para aplicar esas penas ES NECESARIO ATRAPAR A LOS DELINCUENTES.

Necesitamos policías profesionales y libres de corrupción, necesitamos meter a la cárcel a los que delinquen, necesitamos desarmar a las redes de policías corruptos y criminales; necesitamos gobiernos que se preocupen menos en sus aspiraciones presidenciales y más en velar por la seguridad de sus gobernados.

Menos pistas de hielos así como consultas estúpidas y preocupación por gobernar.