lunes, febrero 25, 2008

Perro que come perro

Domingo 24 de febrero, día de la bandera, las huestes de Andrés Manuel López Obrador se reúnen al frente de las oficinas de Pemex para seguir insistiendo con su necedad de que el malvado gobierno de la derecha fascista come-niños va a privatizar el petróleo.

Utilizando la muy goebbeliana técnica no han parado de repetir la misma monserga "van a a privatizar el petroleo", "van a a privatizar el petroleo", "van a a privatizar el petroleo". Los que asisten ya se les olvidó que el pejesín ya había pronosticado una terrible crisis económica en enero entre otras muchas catástrofes provocadas por el gobierno de Felipe Calderón.

¿Medidas que realizarán? Sencillo, bloqueos, cierre de carreteras, manifestaciones, todas esas cosas que a los capitalinos nos encantan; nada como llegar dos o tres horas tardes a una cita importante, a la chamba o de regreso a descansar a nuestra casa.

Todo pudo haber sido perfecto pero, como de costumbre, la tolerancia perredista dio la nota y opacó lo demás.

Primero fue el abucheo para Javier González Garza, el coordinador de los diputados perredistas, al que tacharon de traidor, pero el que las vio más negras fue Javier González Garza a quién le llovió de todo, desde epítetos hasta botellazos.

Los noticieros de hoy lunes se refieren a la concentración de AMLO pero resaltan la agresión a los legisladores del PRD. ¿Se acuerdan cunado los manifestantes del zócalo se metieron a la catedral por aquello de las campanadas? Lo mismo.

Las corrientes tolerantes y pacíficas del pejerredismo dieron la nota, manifestaron su absoluto salvajismo y su capacidad de linchamiento al que ose pensar distinto y pusieron a López Obrador y su gente, una vez más, en el plano de intolerantes y violentos.

Una vez más: muy bien hecho, los medios se concentraron en la violencia y olvidaron el "fondo" de todo el argüende.

Para que quieren adversarios fuera si con los adentro tienen.

Una vez mas... ¡Pobre izquierda!

viernes, febrero 15, 2008

Zócalo Chilango


En muchas entradas he criticado al gobierno de Marcelo Ebrard por diversas razones; creo que en algunos casos actúa de manera hipócrita y manejan una doble moral muy particular. Podría ahora hablar sobre los proyectos viales y de transporte que a lo largo de la semana ha manifestado el jefe de gobierno, algunos de los cuales requerirán de inversión privada.

En que quedamos ¿Le vamos a regalar nuestras vías de comunicación a los señores del dinero?

Sin embargo quiero decir que hay cosas que me gustan de su forma de gobernar como su verdadero interés de fomentar medios alternos de transporte al automóvil, por lo de la línea 12 del metro entre otros asuntos a los que ningún gobernador o regente de esta pobre megalópolis se había atrevido durante mucho tiempo.


Resulta que un grupo de legisladores del PAN ahora salen con que el Zócalo capitalino, también conocido como la Plaza de la Constitución (aunque prácticamente ningún mexicano sepa a que constitución se refiere), debería de ser controlado por otra instancia; es decir, evitar que el gobierno de la Ciudad de México le de el uso que considere mejor.

Ojo: no estoy a favor de las manifestaciones; me caen gordos los mítines con decenas de cientos de miles de millones de simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, creo que solo acarrean consecuencias nefastas para la ciudad: tráfico (más), contaminación y pérdida de horas hombre y recursos.

Lo que no se vale es pretender quitar ese espacio a la ciudad: sí, el Zócalo es el corazón de México, pero es el Zócalo de la Ciudad de México, ahora resulta que los senadores nos vana a venir a decir de que manera podemos usarlo.

Si Marcelo Ebrard lo usa para que la gente patine, haga sus fiestas de "quince años" o ponga museos, pues es bronca de sus gobernados (ellos votaron por él, a final de cuentas).

Creo que lo peor que se pueden poner a hacer es empezar a atacar con tarugadas a Marcelo Ebrard; acuérdense de lo que le pasó a Fox cuando se puso a buscar como fastidiar al pejesín.

jueves, febrero 14, 2008

Odio al tal Valentín

Soy enemigo del día de San Valentín, "el día del amor y la amistad" como se ha dado en llamar a esta cursilísima celebración en México.

¿Por qué se celebra el día?

Creo que la principal razón es la de que casi no nos hacen falta pretextos para pasárnoslas bien. Es sabido que en este día cursi los lugares más abarrotados son aquellos locales conocidos como Hoteles de Paso en donde es posible acceder a una habitación (de diferentes características según el presupuesto de los enamorados) por un tiempo para realizar "actividades propias de cada sexo".

Muchos se van a comer, y otras con un regalo o una flor tienen, pero lo que parece ser una constante es que todo mundo tiene que gastar.

No me gusta el día de San Valentín por que es más hueco y más ligero que un globo de helio. Es un día en que nadie parece enterarse de que los están atracando con regalos basura, rosas sobrevaluadas; se la quieren pasar bien y tienen que sufrir del tráfico y hacer cola en restaurantes y hoteles de paso donde los corretean y les cobran hasta por reirse.

Nunca lo he celebrado nunca y jamás lo celebraré.

(Para los que piensen que soy un solitario amargado, tan solo digo que amor no me falta TODOS los días del año)

viernes, febrero 08, 2008

Pekín, aunque suene menos "nice"

De burradas de la lengua



Ahora que China va estar de moda por aquello de los juegos olímpicos los conductores de programas y noticieros deportivos, al igual de los mercadólogos que aprovechan el momento, no paran de insistir en decir una de las más grandes burradas.

Por alguna extraña razón todo mundo cree que la manera correcta de referirse a la capital de la República Popular de China es Beiyín y no, tal como se ha hecho a lo largo de varios siglos, Pekín.

Creo que el desconcierto surgió aquí en México cuando Abraham Zabludovsky hijo del famoso conductor de noticieros Jacobo, comenzó a hacer sus pininos en los noticieros de la tarde. No era raro escuchar al "comunicador", tal vez haciendo un alarde de originalidad, cambiar los nombres en español por los que él consideraba como "correctos".

Lo escuchamos decir barbaridades como "Latvia", en vez de Letonia, "Chechnia" en vez de Chechenia y, por supuesto "Beiyín" en vez de Pekín.

La principal razón para decir Beiyín es que los chinos han hecho una campaña para traducir, fonéticamente hablando, su idioma al alfabeto latino. Para ello han utilizado de manera discrecional nuestro alfabeto, por ejemplo la "Z" de "Zhongguo" suena más bien cono el sonido ingés de "Sh" por lo que si nosotros queremos aplicar los sonidos que identificamos, pues lo vamos a hacer mal.

Otra cosa que hay que entender es que esa "transcripción" la han hecho basándose en como se escribe en inglés, por ejémplo: la "J" de Beijin nosotros tenemos que pronunciarla como "Y" (y esa es la razón por la que en éste artículo he puesto Beiyín con acento al final para aproximarme a la pronunciación).

La razón por la que nosotros los hispanoparlantes decimos Pekín, es la misma por la que decimos Londres y no "London"; París y no "Parí", Croacia en vez del trabalenguas "Hrvatska": por la simple razón de que así se dice en nuestro idioma.

Algunos pueden argumentar que "Así se dice en chino y así es como ellos prefieren que se diga"; esa no es una razón válida. Es como si en México hiciéramos una campaña para que los Franceses no dijeran Mexique, los angloparlantes no pronunciaran Mécsico, los italianos Messico y los catalanes Mèxic.

Creo que decir Beiyín es un esnobismo que solo muestra la poca cultura de algunos comunicadores; ese gremio es especialista en este tipo de tarugadas; no hay que olvidar que ellos fueron los que aportaron el término (en inglés) de Eire para referirse a Irlanda, a la cual podrían haber dicho, de una más hermosa manera, "Erín", la correcta traducción al español.

O que decir de Enrique Bermúdez, alias el perro, cuando en los partidos del Bayern-München decía Miunjen (y casi escupía las amígdalas) en un afán seudo-intelectual pero bastante patético de pronunciar en alemán el nombre de la capital de Baviera: Múnich

sábado, febrero 02, 2008

Volar encuerado

Me llama la atención una nota de El Universal que habla sobre una agencia de viajes alemana que está ofreciendo vuelos nudistas.

Fuera de todo el rollo de que si el nudismo es sano, buena onda, una forma de liberarse o, tal como lo ven otros, pecaminoso e inmoral, me llegan a la cabeza varias reflexiones.

¿Qué tan cómodo sera ir en un avión encuerado y rodeado de otras personas en el mismo estado?

Primero: ¿A que horas se encueran? ¿En la sala de espera? o hay que ponerle un letrero luminoso al avión con un muñequito quitándose la ropa y que anuncie a los pasajeros que ha llegado el momento de desnudarse.

Lo que nos lleva a la segunda duda: ¿Donde se van a guardar las ropas de los encuerados? Por que no creo que en aeropuerto de destino les agrade recibir a una carretada completa de germanos vestidos en traje de rana. (Ni creo que los acepten en el taxi).

Si uno quiere comprar una bebida en el avión ¿Donde guarda el dinero?

Las azafatas ¿También van a estar desnudas?

Los asientos (por lo menos los de clase turista) no están tapizados con la tela mas suave del mundo; ¿se imaginan cuando una persona se levante de su asiento? Las marcas de las costuras y de la tapicería perfectamente impresas en los traseros. Visión muy agradable.

Normalmente en los aviones el aire acondicionado hace que la temperatura sea más baja que en el exterior (países tropicales o aeropuertos con calefacción); ¿Han pensado en el efecto en zonas "más sensibles" tanto de la anatomía masculina como femenina?

A la hora de servir bebidas calientes hay que tener sumo cuidado: una turbulencia en el momento menos apropiado significarían gotas (o incluso un buen chorro) de líquido hirviente sobre nuestras partesitas blandas.

Mi favorito:

Supongamos que uno va en el asiento del pasillo mientras dos personas (supongamos dos hombres adultos de gran tamaño -recuerden que son alemanes- de más de cuarenta) se encuentran en el pasillo, cada una de ellas en dirección opuesta. Uno permite pasar al otro, para ello se coloca de espaldas al pasillo y "sume" el trasero en dirección al que está cómodamente sentado...

¿Necesito decir más?

Es más, estando uno sentado en el asiento del pasillo podrá revisar de manera muy cercana los órganos genitales del que pase (lo ideal para relajarse en un viaje en avión). ¡Ojalá que a nadie se le alborote la hormona por que uno corre el peligro de perder un ojo!

No, no creo que un vuelo nudista sea lo más "agradable" del mundo.

viernes, febrero 01, 2008

Procesar palabras

Estoy escribiendo como loco

Por una parte una revista que por la fuerza de la costumbre tiendo a dejar las cosas para el final. Por la otra estoy avanzando más y más en una novela que se está poniendo interesante: como la estoy escribiendo sin haberla planeado mucho, me está llevando por unos lugares muy interesantes.

Luego los blogs (otros dos además de éste) por lo que de repente me "acabo" la poca creatividad que tengo.

Desde la semana pasada quería escribir algo sobre el predialazo de Marcelo Ebrard (hice una pequeña mención) pero no había podido desahogarme al respecto, de como la izquierda "preocupada" por los pobres ven la paja en el ojo ajeno.

De la misa forma entrarle al tema de las manifestaciones de los agricultores y campesinos que están en pié de lucha por conservar los privilegios de sus líderes y, a manera final, el caso de la pista de hielo en el Bosque de Tlalpan donde un delegado ha transformado una inútil pista de hielo en un capítulo más de la lucha de clases.

¿Por que no invertir ese dinero en cosas que verdaderamente sirvan y no una pista de hielo que va a ser la gran sensación por unos meses y que después va a pasar al olvido?

En fin, nada nuevo bajo el sol.

Navegando...

...me encontré con dos lugares interesantes:

Por un lado el blog exapamicron, distinto al común denominador de sitios con temas "varios". algunas historias de la guerra y otros asuntos bastante interesantes.

Por el otro un lugar que es una chulada para los que les gusta bajar música de internet: mp3 search engine.

Basta poner el título de la canción para obtener, de manera directa, la liga para bajar la canción buscada. (escribo solo esto a manera de información y sin la intensión de que se obtenga música de manera ilegal).

...

Viene fin de semana largo, a disfrutarlo.