martes, septiembre 18, 2007

Es solo un disfraz

Los hijos del presidente Felipe Calderón estuvieron en el balcón presidencial durante el desfile del 16 de septiembre utilizando el uniforme de las fuerzas armadas.

Por supuesto que muchos de los opositores del actual gobierno se rasgaron las vestiduras.

¿Cómo -se preguntaban con lágrimas en los ojos y con un rechinar de dientes- es posible que el presidente le falte el respeto de esa forma a las fuerzas armadas?

Incluso en su columna Granados Chapa lo comparaba a los honores que reciben los herederos de las casas reales enlos que utilizan uniformes militares; un poco rebuscada la comparación si me lo preguntan.

A un irigote como éste en mi pueblo se le dice “buscarle chichis a las serpientes”.

Aquí lo que se está aplicando es un análisis exageradamente crítico: que si ya se puso el uniforme, que si se ve ridículo, que si ya se lo puso a sus niños, que la banda presidencial le queda grande, que si esto, que si el otro, en fin que parecen beatas de pueblo que se escandalizan por cualquier cosa.

Pero lo chistoso del asunto es que mientras los pejistas se quedan echándole piedras a Calderón, el resto de los perredistas ya entendió que lo que necesitamos es que trabajen por México; ¿La muestra? La reforma hacendaria y la electoral.

Hace un par de meses nadie hubiese apostado por una “colaboración” entre los tres partidos principales; ahora es una realidad, péjele a quién le peje.

martes, septiembre 11, 2007

Tragedias e irresponsables

El garrotero le dice, Jesús vámonos brincando
mira que el carro de atrás, ya se nos viene quemando

Jesús García le contesta: yo pienso muy diferente
yo no quiero ser la causa, de que muera tanta gente...

Máquina 501
-Corrido-

El corrido Máquina 501 narra la historia del maquinista Jesús García: un tren que transportaba dinamita estaba estacionado en Nacozari, Sonora, cuando comenzó a quemarse. Mientras toda la gente, entre ellos los empleados del ferrocarril, comenzaron a huir de manera precipitada García subió al tren y lo sacó de la ciudad para así evitar un desastre.

El maquinista murió en la explosión “al llegar al seis” como dice la canción, sin embargo salvó la vida de cientos de personas en aquella ciudad. Un monumento fue dedicado al “Héroe de Nacozari” así como el mentado corrido que el charro Habitia hizo famoso. Todo ocurrió en noviembre de 1907.

Hace 100 años, ironía del destino, ocurrió este accidente; gracias al heroísmo de una persona se pudo evitar un desastre mayor.

¿Qué pasó en las cercanías de Monclova la noche del pasado domingo?

Lo de siempre:

Operarios sin entrenamiento y sin conciencia; optaron por decir aquí corrió que aquí murió; que los demás se rasquen con sus propias uñas.

Transportistas que por ahorrarse pesos descuidan el manejo de materiales potencialmente peligrosos y los ponen en manos de irresponsables.

Autoridades sin interés de aplicar reglamentos e incapaces de poner en orden a los transportistas. Una falta de preparación para los desastres.

¿Los afectados? Inocentes, desconocedores de los peligros reales y gente empeñada en realizar su trabajo de rescate o periodístico.

¿Los culpables?

Quizá nunca lo sabremos.

En México quedaron muy lejos ya los tiempos heroicos.

martes, septiembre 04, 2007

El informe murió... por un día

Gracias a los perredistas por los favores recibidos...

Pues resulta que a mi bola de cristal le cortaron el Sky o algo así por que eso de la profecía no se me da.

Gran favor le hicieron los perredistas a Felipe Calderón. Por un lado es loable que los diputados accedieran a dejar a un lado las ya “tradicionales” rechiflas y mentadas, sin embargo con la salida de la cámara y el alegato de la diputada Ruth Zabaleta, les pasó que no quedaron bien con nadie: ni con los que los ven como rijosos (que ahora los tachan de “ardidos”) ni quienes los bien como los defensores del “legítimo” (¡Cedieron ante el espurio y lo dejaron pasar!).

Todo salió a pedir de boca para el presidente, y si los de CEPROPIE no hubiesen metido las cuatro patotas, ahorita los panistas estarían celebrando la victoria total y absoluta. Lo más chistoso es que si los perredistas no querían informe, forzaron (un decir) al presidente a crear su propia ceremonia sin posibilidad de que la oposición siquiera se le escuche la respiración.

Allá ellos que no quisieron dialogar.

Pero atrás de todo el borlote del famoso informe lo que verdaderamente se ve es que el PRD está negociando tanto con el PAN como con la presidencia de la república; es decir, que aquello de que “cero negociaciones” del pejesín está quedando atrás. Es lógico ya que el perredismo quiere salir en la foto y las necedades del mesías solo están llevando el partido a la debacle (¿No lo creen? Revisen los resultados electorales por partido del año pasado y del pasado fin de semana en Veracruz).

Si lo cierto es que los verdaderos ganadores de este río revuelto son los priistas que, desde la barrera, están recogiendo todo lo que los pejerredistas se empeñan en tirar a la basura.