viernes, agosto 24, 2007

Hoy no circula versión sábados

Marcelo se desgasta a lo tonto.

Pensaba hacer una entrada más bien crítica y en contra del gobierno capitalino, pero luego de pensar un poco el asunto tome la decisión de tratar de entender las cosas.

Anuncia el gobierno la necedad del “Hoy no circula” sabatino.

De manera obvia las críticas no se hacen esperar: Pagamos tenencias altas, nuestras gasolinas son caras, el gobierno prefiere medidas espectaculares a reales y un largo etcétera.

Creo, muy seriamente, que Marcelo Ebrard está cometiendo un error.

No se si ya se acostumbró a ser el “corre-ve-y-dile” de otros, o a lo mejor ya alcanzó su grado de incompetencia según el Principio de Peter, el caso es que está aplicando una medida anti-popular.

El problema no radica en sea anti-popular, muchas veces un gobierno tiene que aplicar este tipo de medidas para así sacar adelante proyectos necesarios y a veces hasta vitales.

La bronca es que la medida es anti-popular pero también inefectiva.

Al igual que su padrinito se va a desgastar a lo wey en puras tarugadas.

El programa hoy no circula solo ocasiona el incremento de la flota de autos, la “carcachización” del parque vehicular si no también afecta más a los que menos tienen. Una persona con un alto nivel de ingresos si no es que ya tiene dos o más vehículos, no le afecta la adquisición de uno nuevo, mientras que las familias de menor ingreso, que en muchos casos dependen de un solo auto, pues serán afectados de manera directa.

A final de cuentas la contaminación seguirá igual o peor por que nuestras brillantes autoridades solo se acuerdan de los coches, pero se les olvida el transporte de carga, los anticuados microbuses, los millones de anafres de carbón para calentar tamales, la industria así como miles de otras fuentes de gases contaminantes.

A Ebrard parece que se le olvida que es esa gente la principal fuente de votos de su partido.

La bronca es que parece que no le da tiempo de pensar en esas nimiedades mientras se compra un pleito a lo tarado con lo de la esperpéntica “Torre del Bicentenario”, es decir, se le está facilitando mucho eso de quedar como el mítico cohetero (sin que nadie le ayude).

Allá su suerte.

miércoles, agosto 22, 2007

Condenados a repetir la historia.

A pesar de todo, el pejesín sigue siendo el rey...

Este inicio de semana la noticia “candente” fue la del congreso del Partido de la Revolución Demócrática. Los perredistas se juntaron y las conclusiones a las que llegaron fueron las de siempre; el peje sigue siendo el rey y el presidente, Felipe Calderón, sigue siendo espurio y que no van a dialogar con él.

Nada nuevo bajo el sol.

Lo curioso del asunto es que al parecer, y a pesar de las órdenes del pejesín, una fracción del perredismo está dialogando con la presidencia para ver la forma de sacar adelante lo del informe.

Habrá que ver que ocurre, sin embargo todo parece estar puesto para que los perredistas hagan su numerito de costumbre (se lucen cuando hay visitas -así me decía mi mamá-)... allá ellos.

Vamos a ponernos de profetas:

  1. Con lujo de violencia los perredistas se van a trepar a la tribuna mientras corean consignas como la de “¡Obrador!”.
  2. El presidente de la república va a llegar a la cámara de la cual saldrá alguien para decirle que “no están dadas las condiciones” para dar un mensaje.
  3. El presidente se retira mientras los perredistas cantan victoria.
  4. El presidente da su mensaje en la televisión, en cadena nacional y sin interrupciones ni diálogo.

Una muestra más de apertura al debate y de civilidad del PRD.

Un clavo más al ataúd.

Ya veremos.

lunes, agosto 13, 2007

Los disparates de Marcelo Ebrard

Un pequeño comentario, a manera de catarsis, sobre la vida en esta pobre y conflictiva metrópoli:

1.- Hoy no circula (ni mañana) el cerebro de nuestros gobernantes.

Marcelo Ebrard, quién vivió las primeras épocas del programa “Hoy no circula” cuando era achichincle de Manuel Camacho, nos amenaza de que los sábados se establecerá un programa similar donde por lo menos la cuarta parte de los automóviles no podrán salir a la calle. Medidas estúpidas por parte de un gobierno que se quiere hacer pasar por ser muy “progresista”.

¿Por qué es estúpida? Por que solo va a afectar a las familias de menos recursos, las que poseen un solo auto. Para quienes poseen varios, o tienen la capacidad de comprar otro, la medida ni le afecta. ¿Las consecuencias? Más autos en las calles y en un futuro el brillantísimo gobierno tal vez se le ocurra la medida de poner el programa los domingos o quién sabe que otra barbaridad.

2.- La Torre Bicentenario o "de como le damos las gracias con negocio a los que nos apoyan".

Grave error. La gente de la zona es particularmente aguerrida y con medios económicos para hacerlo, la delegada es de oposición y la ley esta a favor de ellos. Lo curioso del asunto es que Ebrard se aventó la puntada de decir que si no “había uso de suelo” pues ya verían la forma de solucionarlo.

Un claro mensaje que los gobiernos perredistas nos siguen enviando: La ley es para el ciudadano de a pie (por que ese día su auto no circula); nosotros los todopoderosos gobernantes podemos hacer lo que nos venga en gana.

Quiere disfrazarlo de “cuestión política”, según nuestro jefe de gobierno los que opinamos en contra de semejante estupidez es por “cuestión partidista”. Ya me imagino que a cualquier gobierno de la “malvada derecha” se le ocurriera cambiar reglamentos, otorgar cachos de propiedad pública para que se construya un edificio privado. ¡Se le van a la yugular!

Pero lo más intrigante de todo: ¿Qué tiene que ver una torre (muy fea, por cierto) con el bicentenario de la independencia?

3.- La Línea 12 del Metro.

Una muestra de que nuestro gobierno a veces (cuando quiere) le da por hacer las cosas bien.

Mi pregunta: ¿Por que no seguir con planes de modernización y de mejora de transporte urbano? ¿Por qué caer en la tentación de medidas espectaculares y a la larga inútiles?

Más metro, más soluciones verdaderas, eso es lo que necesitamos.

viernes, agosto 03, 2007

Las 7 anti maravillas de la Ciudad de México

Ahora que las listas de maravillas están de moda pensé en hacer la propia, al fin que lo único que se necesita es publicitarla y listo. Sin embargo eso de las maravillas ya está muy trillado por lo que mejor me decidí por hacer mi propia lista de anti-maravillas y circunscribirme al glorioso Distrito Federal, así que mundo ¡Prepárate para conocer las 7 Anti-Maravillas© del Distrito Federal!:

La Cabeza de Juárez



Monumento en honor del benemérito y realizada por alguien que se metió demasiado ácido en el organismo. No tiene pies pero mucha cabeza ya que es una especie de pedestal. Todo el conjunto está pintado al mismo estilo de los muralistas pero de una manera que causa extrañeza, ya que Juárez tiene un color entre verde y amarillo que le da un aspecto de monstruo. Estoy seguro de que si hubiese sabido que iban a hacer semejante adefesio en su honor se hubiera cambiado de bando a los conservadores y él mismo en persona hubiese viajado hasta Miramar para ofrecer a Maximiliano el trono de México.


Iglesia del Purísimo Corazón de María
(Nuestra señora del tránsito)




También conocida como “Nuestra Señora del Tránsito” este adefesio de concreto es reconocida por los pilotos aéreos como un magnífico punto de referencia en la aproximación al aeropuerto de la Ciudad de México, la enorme figura de hasta arriba es inconfundible. Es tan fea que fue utilizada como decorado en la extravagante película “Romeo + Juliet” y lo más impactante de todo es que gracias al cemento del que está hecha va a durar por los siglos de los siglos.

Monumento a la Madre




Creo que el mismo concepto es más cursi que una canción de bolero: Un monumento a la madre. ¿A quién se le ocurre un monumento a la maternidad? Estoy de acuerdo que el hecho de dar a luz y de criar a un hijo es toda una labor para toda la vida, pero, ¿La elaboración de un monumento que parece salido de una pesadilla realista-socialista es la forma apropiada de dar homenaje a las madres? Yo creo que el que la diseño no tenía madre (literalmente) por que si la tenía y estaba pensando en ella cuando lo hizo, pues esa señora debió de haber sido una verdadera arpía para ser esculpida de esa manera. ¡Lo siento mucho, pero mi madrecita no está representada por esa cosa!

World Trade Center
(Hotel de México para los viejitos)




Un alarde de mala planeación, de mala administración y de fraude; una carísima explicación de por que las cosas hay que dejárselas a los especialistas. Nació en medio de tranzas y malos manejos; construida con la mexicanísima filosofía del “ahí se va” y bajo la premisa de “quién chingaos necesita de ingenieros pa'construir rascacielos” ha sido desde su terminación (si es que la hubo) un elefante blanco. Desde que se hizo “internacional” y pasó a llamarse World Trade Center México ha recibido una serie de cirugías plásticas que la han disfrazado de modernidad, sin embargo sigue siendo un monstruoso adefesio que contamina, literalmente, el perfil de la ciudad de México.


El Monumento a la Revolución




Entre los proyectos nunca concretados del porfiriato estaba el de un nuevo congreso. Se terminó la estructura de la cúpula cuando la revolución llegó. Luego de años de ser una especie de esqueleto expuesto se decidió transformarlo en monumento. Como queriendo ser un arco de triunfo “a la mexicana”, no deja de ser una enorme pesadilla de cuatro patas “decorada” con unas estatuas del tipo “nacionalista” que afearon la mayoría de los edificios públicos a partir de la década de los treinta.

Basílica de Guadalupe




No se que estaría pensando Pedro Ramírez Vázquez cuando la diseñó. Es cierto que adentro caben unos diez mil fieles “protegidos por el manto de la virgencita” (el irreverente iconoclasta de mi interior siempre se ha preguntado ¿Se le verán los calzones?) y que el ayate puede ser visto desde cualquier punto pero por afuera es como la carpa de un circo a punto de colapsarse. Su arquitectura sufre de la eterna confusión entre lo grandioso con lo grandote. He visto McDonald's con mejor diseño.

Monumento a la Raza




También construido bajo esa nefasta “moda” post revolucionaria, el monumento en es una especie de pirámide idealizada y bastante ecuménica con una mezcla disparatada de varios elementos: serpientes emplumadas de Teotihuacan con frisos de Xochicalco y con dos grupos escultóricos que representan la fundación y la defensa de Tenochtitlan. Para acabar la mezcolanza el águila de la parte de arriba es la que iban a poner sobre el palacio legislativo que terminó siendo monumento a la revolución. Lo peor de todo es que el monumento está ubicado en uno de los cruceros más conflictivos del mundo.

Por supuesto que si alguien tiene una sugerencia, pues bienvenida ya que esta lista puede crecer hasta el infinito (al fin que en Chilanguía no hay edificios ni monumentos feos).

miércoles, agosto 01, 2007

En algún lugar de la ciudad

Un letrero fuera de una tienda, a la salida del metro viveros.



Habrá que ver quienes son los "P" maleducados.