domingo, enero 28, 2007

Mayas Sangrientos

Resulta que acá en México medio mundo ha puesto el grito en el cielo. Al parecer todos son especialistas en la cultura Maya por lo que la recién estrenada película Apocalypto, del insufrible Mel Gibson, les ha parecido “insultante”.

¿Por que? Por que la cinta muestra a un pueblo maya mas “terrenal” y menos “espiritual”.

Gracias a nuestros maestros de la escuela, que se dedicaron a meternos en la cabeza las ideas mas chovinistas, hoy la mayoría de los mexicanos piensa que mientras los españoles fueron una horda de bárbaros que vino a someter al “buen salvaje”, los mayas eran espirituales y científicos; un pueblo apenas salido de la inocencia del paraíso terrenal, que convivía con la naturaleza y todos los seres de la creación.

Y para acabrla de fregar mas tarde vinieron una bola de charlatanes a decirnos que los mayas también estaban en “sintonía” con el universo, que era una civilización caída de las estrellas y que incluso eran capaces de realizar “prodigiosas profecías” con miles y miles de años de adelanto.

Malas noticias.

Los mayas no eran una civilización diferente a las demás.

Por supuesto que destacaron en algunos campos, como las matemáticas o la astronomía, sin embargo en casi todos los demás asuntos fueron igual que la mayoría de los pueblos y la civilizaciones del mundo:

Eran sanguinarios, aprobaban la esclavitud y la utilizaban, cuando podían conquistaban al pueblo de junto para así quitarles sus riquezas. Existían las castas y los de arriba vivían del trabajo de los de abajo. Las élites guardaban para sí los conocimientos para subyugar al pueblo. Eran guerreros y los militares eran una parte muy importante de una sociedad muy estratificada. La naturaleza la respetaban a su modo; ellos inventaron el sistema de quemar la selva para así liberar terrenos para cultivar.

En fin, que los mayas eran igual que los egipcios, los persas, los asirios, los griegos y romanos. Igualitos a los aztecas, los etruscos, los israelitas y prácticamente cada pueblo de la antigüedad.

Los mayas no fueron mejores o peores que los demás pueblos, de la antigüedad o de su época, simplemente fueron seres humanos...

... igual que el resto de nosotros.